Noticias sobre el Aborto

Hoy, el aborto es legal y un derecho para la mujer

Hoy, 10 de Enero de 2014, el aborto en España es legal y un derecho para la mujer.

La legislación española contempla la interrupción del embarazo por libre voluntad de la gestante hasta la semana 14. Por otra parte, la norma permite el aborto provocado por patología fetal y por salud materna (física y psíquica) hasta la semana 22.Además, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo contempla la posibilidad de interrumpir la gestación más allá de la semana 22 (sin límite) cuando exista una patología fetal incompatible con la vida, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico.

La vacuna del papiloma reduce la tasa de infección

Jaime Prats | Valencia

La vacuna del papiloma humano (HPV) entró en el calendario vacunal español en 2008 en medio de críticas por su elevado coste y las dudas sobre su eficacia y su seguridad. Un artículo que publica este lunes la edición digital de la revista Pediatrics indica que las campañas de inmunización no solo han conseguido una caída de las infecciones entre las adolescentes vacunadas, sino también entre quienes no han recibido ni una dosis, lo que se explicaría por la reducción de la presencia del virus.

Existen unas 200 clases del virus en todo el mundo, de los que medio centenar son cancerígenos y pueden provocar un tumor de cuello de útero. El fármaco protege frente a cuatro, dos de los cuales (los tipos HVP-16 y HVP-18) son responsables del 70% de las neoplasias. El trabajo, dirigido por Jessica Kahn, del departamento de medicina adolescente del Hospital Infantil de Cincinnati, muestra que el uso de la vacuna consigue reducir la infección en un 69% en los tipos de virus que combate el fármaco.

El estudio responde a los datos recogidos de dos grupos de adolescentes estadounidenses con actividad sexual de entre 13 y 16 años. El primero de ellos (368 chicas) se seleccionó durante los años 2006 y 2007. Ninguna se había vacunado. Entre 2009 y 2010 se reclutó un grupo distinto de la misma edad algo más amplio (409 mujeres) de las que, más de la mitad, habían recibido al menos una dosis del fármaco.

Tras comparar la presencia del virus (concretamente de los virus a los que se dirige la vacuna) entre los dos grupos, los autores del trabajo observaron que las tasas de prevalencia se redujeron, en general, un 58%, al pasar de un 31,7% (el primer grupo) al 13,4% (el segundo grupo). En las 409 adolescentes de la segunda selección, la reducción fue del 69% entre las vacunadas y del 49% entre entre las no vacunadas, lo que evidencia que también se beneficiaron de la campaña de inmunización.

Pese a esta protección indirecta, Kahn destaca la importancia de la vacunación en todas las mujeres entre los 11 y 26 años para maximizar los beneficios para la salud que ofrece este tipo de protección. Además la investigadora subraya que, sin bien se detectó una caída de las infecciones de determinados tipos de virus, la presencia del resto de clases del patógeno era “extremadamente alto”. Casi una de cada cuatro chicas no vacunadas que participó en el estudio tenían al menos uno de los virus de alto riesgo.

El estudio se realizó entre población estadounidense con unos rasgos demográficos, étnicos y socioeconómicos muy marcados, como también admite Kahn. Las participantes eran jóvenes afroamericanas y, en buena parte, beneficiarias del seguro Medicaid, que se concede a personas con bajos ingresos. Por ello, la investigadora sugiere realizar trabajos similares con poblaciones diferentes para determinar el impacto real en la salud pública de las campañas de vacunación

ACAI en contra del la nueva ley del aborto

Acaive.com | Madrid

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) ha asegurado hoy que la Ley del Aborto se encuentra “amenazada” por una reforma que “situaría a España entre los países menos respetuosos con los derechos sexuales y reproductivos de sus mujeres”.

Al cumplirse dos años de la entrada en vigor de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo, la plataforma ha advertido, en una nota de prensa, de que el desarrollo de esta normativa se “encuentra estancado”.ACAI considera que al amparo de la Ley promovida por el Ejecutivo socialista las mujeres han podido “decidir sin tutelas sobre su maternidad”, al facilitar el acceso a la prestación sanitaria del aborto sin tener que justificar lo que entiende como una decisión “íntima y personal”.

Bajo estas premisas, y según estudios de los centros acreditados, un 62,35 % de las mujeres que abortan lo harían en cualquier circunstancia, no siendo sus motivaciones ni económicas, ni laborales, ni afectivas.“Volver a una ley de supuestos restrictiva como la que apunta el titular de Justicia, sería negarle a más de un 60 % de mujeres su derecho a decidir, situándolas en los estrechos márgenes de la clandestinidad; ya que una mujer que decide abortar lo hará con amparo legal o sin el”, alega la organización.Señala que, de producirse esta “regresión” normativa, España podría ver incrementados los índices de morbimortalidad entre las mujeres que abortarían en cualquier circunstancia, sobre todo entre aquellas que no pudieran recurrir, por razones económicas, a una intervención fuera de este país.

La plataforma agrega que la falta de un partida presupuestaria específica en la ley y la “escasa voluntad política” de determinadas administraciones están incrementando la deuda acumulada con los centros asociados a ACAI en toda España, hasta situarla en más de 8 millones de euros.Las clínicas denuncian un intento de frenar la normalización del aborto, ya que, según las declaraciones de los dirigentes populares, “dejará de ser considerado como prestación sanitaria básica antes incluso de la anunciada reforma legislativa, prevista para el próximo otoño”.ACAI insta al Ejecutivo a que reconsidere su postura, ya que “las leyes restrictivas en materia de aborto en modo alguno favorecen la maternidad”.

La píldora del día después sigue siendo segura

AINHOA IRIBERRI | Madrid

La derecha mediática andaba revuelta la pasada semana con respecto a la supuesta falta de seguridad de la llamada píldora del día después (PDD), que se dispensa sin receta en las farmacias españolas desde 2009. El detonante fue una carta publicada en la revista Medicina Clínica, firmada por el jefe de la sección de Neurología del Hospital La Paz de Madrid, Exuperio Diez-Tejedor, en la que se describe el caso de una mujer de 23 años que acudió a Urgencias del hospital madrileño "por un episodio de disminución de fuerza y sensibilidad" en el lado derecho del cuerpo. Tras su evaluación, los médicos le diagnosticaron un infarto cerebral, un evento muy poco frecuente en mujeres jóvenes. La tarde anterior al inicio de los síntomas, la paciente había tomado un comprimido de levo-norgestrel, el principio activo de la conocida como píldora del día después.

Esta circunstancia hizo a los neurólogos que la atendieron declarar el caso a la Agencia Española del Medicamento "como una sospecha de reacción adversa", según explicaron a este diario fuentes de Sanidad. El organismo no consideró necesario variar el estatus del medicamento, al tratarse de un único caso "entre más de cinco millones de dosis".

La Sociedad de Neurología tilda de "muy excepcional" el caso descrito

Además de la Agencia, varios expertos han confirmado a Público la seguridad de la píldora. El ginecólogo del Hospital de Leganés Javier Martínez Salmeán explica que el medicamento está formado por un gestágeno,un tipo de hormona "sin ningún efecto sobre el tromboembolismo". El experto, que reitera que la píldora no es un anticonceptivo para uso diario, aclara que el problema de la paciente de Diez-Tejedor tendría que ver con los otros factores de riesgo de la enferma.

En efecto, la descripción del caso deja claro que la mujer tenía varias circunstancias favorecedoras de este tipo de dolencia: presentaba historia de migrañas, había tenido siete abortos espontáneos en el primer y segundo trimestre de embarazo y tenía antecedentes familiares de ictus. Además, era madre de un hijo. "El embarazo genera unos niveles de hormonas infinitamente más altos que la PDD", señala la ginecóloga Carmen Coll, que descarta así la relación causal de la píldora y el accidente cerebrovascular.

El autor de la carta, que declina entrar en el debate legislativo, defiende su trabajo por la seriedad de la revista y su comité de redacción. Considera que la información que expone en la carta no tiene contenido ideológico pero afirma "no aceptar" que ningún ginecólogo le diga que el caso que atendió no estaba relacionado con el consumo de la PDD. Sin embargo, algunas frases de la carta pueden llevar a equívoco. Así, Diez-Tejedor escribe que "se han publicado varios casos de infarto cerebral" desarrollado tras la toma del fármacos. En las referencias, no obstante, se ve que sólo se refiere a dos, uno publicado en una carta en la revista Journal of Neurology en 2002 en una paciente española con migraña y otro descrito en la misma revista en 2003.

La mujer tenía varios factores de riesgo para sufrir un ictus

El neurólogo también afirma que la PDD utiliza una dosis de levonorgestrel "1.000 veces mayor a la utilizada en anticonceptivos orales". Sin embargo, en el vademécum se ve que la diferencia es mucho menos significativa. Mientras que Norlevo (una de las dos PDD disponibles) está compuesta por 1.500 microgramos de levonorgestrel, el contenido de esta hormona en seis píldoras anticonceptivas no de emergencia oscila entre 100 y 250 microgramos.

El coordinador del Grupo de Ictus de la Sociedad Española de Neurología (SEN), Jaime Masjuan, considera el caso descrito en Medicina Clínica como "de momento, muy excepcional". El experto dice que no tiene que ser un motivo de alarma y que, aunque no es seguro que la PDD haya causado el accidente cerebrovascular, "probablemente haya influido".

Para Masjuan, los ginecólogos "no son los más adecuados" para hablar de riesgo de infarto cerebral. Sin embargo, quita hierro al caso descrito afirmando que las farmacias "están llenas de medicamentos" con efectos secundarios que se presentan de forma excepcional.

Respecto a la posibilidad de que la situación anterior la PDD se administraba en centros de planificación familiar hubiera impedido el accidente de la mujer, los gine-cólogos afirman que nadie le hubiera negado el medicamento a esta joven a pesar de sus antecedentes.

Condenar y criminalizar el aborto es cruel

Cristina de Martos | Madrid

  • La tasa de abortos se estabiliza, cortando su histórica tendencia a la baja
  • En 2008, el 49% de las intervenciones fueron inseguras. En 1995, el 44%
  • Los procedimientos clandestinos provocan el 13% de las muertes maternas

EL MUNDO. Después de una década de caídas, la tasa de abortos ha permanecido estable entre 2003 y 2008, con un ligero ascenso en algunas regiones del mundo. Esta tendencia coincide con un menor acceso a los métodos de planificación familiar, según un informe elaborado por el Instituto Guttmacher y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Muchos de estos procedimientos se llevan a cabo de forma insegura y provocan el 13% de las muertes maternas.

Entre 1995 y 2003, el número de abortos cayó de 35 a 29 por cada 1.000 mujeres en edad fértil. En 2008, "la tasa global de abortos permaneció virtualmente estable en 28 por cada 1.000", señala el estudio publicado en 'The Lancet'. "Esta meseta coincide con un descenso en el consumo de anticonceptivos", incide Gilda Sedgh, principal investigadora. "Sin una mayor inversión en servicios de planificación familiar de calidad, podemos asumir que esta tendencia persistirá".

"Estas últimas cifras son muy alarmantes. El progreso hecho en los 90 está ahora en recesión. Promover y ejecutar políticas que reduzcan el número de abortos es ahora una prioridad urgente para todos los países y para las agencias de salud global, como la OMS", ha declarado Richard Horton, editor de la revista británica. "Condenar, estigmatizar y criminalizar el aborto son estrategias crueles y fallidas.Es tiempo de poner el acento en reducir el daño y eso significa tener leyes del aborto más liberales".

Las muertes se pueden evitar

El estudio también ha identificado un aumento de los abortos en los países en desarrollo, donde la intervención suele ser clandestina e insegura al estar penalizada por la ley. Las consecuencias de esta situación se pagan en vidas.

Por cada 100.000 interrupciones del embarazo practicadas en EEUU en las condiciones adecuadas, mueren 0,6 mujeres. Cuando se trata de un aborto inseguro, la tasa de mortalidad se multiplica por 350 (220 defunciones por cada 100.000 procedimientos). La inmensa mayoría de estas muertes ocurre en los países pobres. Además, 8,5 millones de mujeres sufren cada año complicaciones causadas por estas intervenciones. La mayor parte también, en el tercer mundo.

"Las muertes y la discapacidad relacionadas con los abortos inseguros son completamente prevenibles y se han hecho algunos progresos en las regiones en desarrollo", subraya Iqbal H. Shah, de la OMS. "África es la excepción, donde vive el 17% de las mujeres en edad fértil del mundo y donde se produce la mitad de los fallecimientos causados por estos procedimientos".

Falta comprensión

Estas cifras, probablemente infravaloradas, "apuntan a la debilidad de algunos argumentos en favor de la restricción del aborto", señalan en un editorial Beverly Winikoff y Wendy R. Sheldon, de Gynuity Health Projects (EEUU). "Las restricciones legales no llevan a la reducción del número de abortos [...] Los datos confirman lo que sabemos desde hace décadas: que las mujeres decididas a terminar un embarazo no deseado buscarán el aborto a cualquier precio, incluso si es ilegal o si pone en riesgo su propia vida", añaden.

Un elocuente ejemplo es el de la región del sur de África, donde el 90% de las mujeres viven bajo el amparo de la legislación sudafricana, liberal en lo que al aborto se refiere. Esta zona tiene la tasa de interrupciones del embarazo más baja del continente negro, 15 intervenciones por cada 1.000 mujeres (en Europa Occidental es de 12).

Como apuntan Winikoff y Sheldon, para evitar estas muertes no faltan remedios desconocidos en los países más afectados, ni costosas tecnologías que llevar hasta estos lugares, ni existen diferencias biológicas entre las mujeres de las distintas regiones. "Si existe alguna carencia, es la de comprensión: una voluntad de sacrificar vidas en favor de la ideología de la autoridad moral, de la aceptabilidad social o del mantenimiento de un posición política cómoda".

La mutilación genital femenina, una epidemia

Patricia Matey | Madrid

Las cifras siguen poniendo los pelos de punta. A pesar de vivir en el siglo XXI y a pesar, también, de la evolución de los países subdesarrollados, la mutilación genital femenina (MGF) sigue siendo una epidemia en África, tal y como documenta la Organización Mundial de la Salud en la última edición de 'Bulletin World Health Organization'. Un ejemplo: sólo en Sierra Leona, la prevalencia es aún del 94%.

Heather Sipsma, de la Universidad de Yale (EEUU), es el autor principal de una investigación que ha calculado la prevalencia de la "circuncisión" de las mujeres en África occidental gracias a las encuestas llevadas a cabo entre 2005 y 2007 en varios países. De esta forma se estableció el porcentaje de aquéllas que habían sido sometidas a una ablación, así como el número de sus hijas que también fueron mutiladas.

La MGF comprende, según la OMS, todos los procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos alteran o lesionan los órganos genitales. Más de 100 millones de niñas y mujereshan sido víctimas de esta práctica y más de tres millones están en riesgo de sufrir este procedimiento cada año. La circuncisión femenina "se ve como un rito de iniciación para las niñas en algunas comunidades y se realiza con mayor frecuencia entre los cuatro y los 10 años", destaca la entidad internacional.

Los motivos

Los motivos para su práctica van desde la 'fe' en que aumenta la fertilidad o favorece la pureza hasta que eleva las oportunidades de matrimonio y previene las muertes prenatales. "Estas creencias están fuertemente enraizadas en la tradición, la cultura y la religión, pero no tienen ninguna base científica", aclaran los autores de la investigación".

Es más, todas las que se someten a este tipo de intervención sufren un dolor extremo (suele hacerse sin anestesia y sin las condiciones higiénicas y de esterilidad adecuadas) y pueden llegar a morir debido al excesivo sangrado. Por si fuera poco, tienen un elevado riesgo de sufrir efectos secundarios graves como: infecciones locales, formación de abcesos, tétanos, infección de la pelvis y del tracto urinario, además de sida o hepatitis. Y todo sin hablar de las secuelas psiquiátricas, como síndrome de estrés postraumático.

El estudio

Los científicos estadounidenses llevaron a cabo "un estudio transversal en 10 países de África occidental con los datos recogidos entre 2005-2007 en Burkina Faso, Costa de Marfil, Gambia, Ghana Guinea-Bissau, Mauritania, Nigeria, República de Níger, Sierra Leona y RepúblicaTogolesa. Todas las mujeres, con edades entre 15 y 49 años fueron entrevistadas en sus casas.

A todas se les preguntó si habían sufrido la circuncisión, si tenían hijas que también habían pasado por esta práctica, además de indagar en sí creían que se debía continuar con este procedimiento. En la mayoría de los países, las participantes estaban casadas y la proporción de mujeres musulmanas fue de entre el 14% al 99%.

Los datos muestran que en Sierra Leona, Gambia, Burkina Faso y Mauritania, la prevalencia de MGF fue del 94%, 79%, 74% y 72%, respectivamente. Por el contrario sólo un 6% de las mujeres de Ghana y las República de Níger y Togolosa habían sido amputadas.

"Gambia fue uno los países con más proporción de hijas sometidas a la ablación del clítoris (64% ) mientras que en Togo, Níger o Ghana este porcentaje fue solo del 1%", reza el artículo.

Burkina Faso fue el único país que ha experimentado una reducción drástica en la prevalencia de MGF entre las madres (74%) y las hijas (25%). Sólo el 14,2% encuestadas en dicho país afirmó que este procedimiento debería continuar practicándose.

Características asociadas

Por lo general, "ser mayor con menos educación, estar casada en la actualidad o en el pasado se asoció con mayores probabilidades de haber sido sometida a la circuncisión... Por otra parte ser musulmana también se relacionó con más probabilidades de haber sufrido la MGF".

La prevalencia estimada de la ablación del clítoris varía entre los países a pesar de su "proximidad geográfica, lo que refleja diferencias entre contextos políticos, sociales e históricos", determinan los autores del ensayo.

"Gracias a los esfuerzos llevados a cabo en Burkina Faso y Mauritania y a los resultados obtenidos con ellos, creemos que hay cuatro componentes clave para la reducción de la MGF: la educación y la conciencia de la comunidad, el uso de grupos más destacados para defender la abolición de esta práctica, el apoyo de los profesionales como enfermeras o curanderos tradicionales y el cumplimiento de la legislación", defienden los investigadores.

Por ello creen que "teniendo en cuenta la amplia variedad de estrategias fructíferas en países donde la MGF está descendiendo, estos países podrían servir de ejemplo a los que cuentan con cifras aún elevadas de circuncisiones pero desean reducirlas".

Embarazada sin ovarios

Ferrán Balsells | Barcelona

La paciente se halla encinta tras implantarle tejido ovárico que se le extrajo hace 10 años

Un equipo médico del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona ha logrado que se quede embarazada una mujer de 20 años que carece del órgano esencial del aparato reproductor. La paciente, a quien se le extirparon ambos ovarios hace 10 años tras serle detectados sendos tumores, se halla encinta después de que los médicos le implantaran el tejido ovárico que le extrajeron durante el tratamiento contra el cáncer. “Es el primer caso en el mundo en que una mujer sin ovarios tendrá un hijo”, ha asegurado este mediodía el doctor Justo Callejo, responsable del servicio de ginecología del hospital Sant Joan de Déu, en la presentación del logro médico.

El trasplante de tejido ovárico extraído previamente a una mujer que ha visto dañado sus ovarios por un cáncer es poco habitual, pero no inédito. Actualmente viven en el mundo ­13 bebés gracias a esta técnica, pero ninguna de estas pacientes mostraba un aparato reproductor mermado por carecer de ambos ovarios. “Estos avances permiten que la extirpación de ovarios no dañe de forma irreversible el aparato reproductor femenino”, ha detallado Callejo.

La mujer perdió el ovario izquierdo hace una década por culpa de un tumor que requirió la extirpación total de esta parte del órgano. Un control ecográfico realizado meses después detectó otro tumor en el ovario derecho. Antes de extirparlo, los médicos lograron extraerle tejido ovárico sano y lo conservaron congelado para que la paciente, que entonces tenía solo 10 años, pudiera intentar tener hijos en el futuro si esta lo deseaba. Congelar tejido ovárico resulta más viable para preservar la fertilidad que congelar directamente óvulos y, además, es la única vía posible para niñas que todavía no han empezado el ciclo menstrual.

El tejido ovárico permaneció una década en el banco de sangre y tejidos del hospital hasta el pasado junio, cuando la mujer manifestó al equipo médico su deseo de ser madre. Los cirujanos procedieron a implantarle aquel tejido: practicaron dos pequeñas incisiones, una a cada lado del útero y en una zona lo más próxima posible a la ubicación natural de los ovarios extirpados. Después introdujeron en cada uno fragmentos del tejido ovárico de la paciente que habían descongelado previamente.

Se trata de una técnica ya utilizada en otros países, pero el hospital de Sant Joan de Déu incorporó al tejido una serie de factores de crecimiento que extrajeron de la sangre de la paciente. Esta innovación favorece reiniciar el riego sanguíneo del propio tejido tras haber sido congelado. Cuatro meses más tarde, la paciente presentó los primeros indicios de actividad ovárica y al mes siguiente tuvo la primera menstruación espontánea. Fue la señal que esperaba el equipo médico para iniciar el proceso de fecundación in vitro, que ha culminado con éxito con el embarazo de la mujer.

El hospital Sant Joan de Déu, pionero en los transplantes de tejido ovárico para preservar la fertilidad de las pacientes afectadas de cáncer, conserva este tipo de tejido de 173 mujeres de entre 6 y 38 años. El centro los extrae antes de que las pacientes reciban la quimioterapia y, en el caso de que la mujer tenga pareja, también ofrece la posibilidad de fecundar óvulos y conservar embriones congelados para reiniciar el proceso de gestación una vez superada la enfermedad.

El aborto no agrava el riesgo de trastorno mental

Carolina García | Madrid

Un estudio revela que el embarazo no deseado provoca pequeñas alteraciones, al margen de que se continúe o no la gestación

Un estudio realizado por expertos del Centro Nacional de Colaboración para la Salud Mental (NCCMH) del Reino Unido echa por tierra uno de los argumentos que esgrimen las asociaciones que se oponen a la interrupción voluntaria del embarazo. "El aborto no aumenta el riesgo de padecer problemas de salud mental", establece la investigación. El trabajo señala que "existen serias limitaciones" para establecer relaciones causales entre gestaciones no deseadas (acaben en parto o en interrupción voluntaria) y la salud mental de las mujeres en esas situaciones.

"Cuando una mujer tiene un embarazo no deseado, los problemas de salud mental no difieren entre aquellas que ejercen su derecho al aborto y las que deciden continuar con la gestación", concreta el estudio.

Frente a las afirmaciones de los grupos antiaborto -sostienen que la interrupción del embarazo ocasiona trastornos psicológicos de gravedad-, el estudio, que revisa 44 investigaciones sobre las consecuencias de los embarazos no deseados, establece que ante una gestación involuntaria a menudo surgen problemas mentales comunes (ansiedad, depresión). Los investigadores los consideran normales en una circunstancia así, pero advierten de que no se agravan en función de la decisión que tome la mujer: abortar o continuar la gestación. "Cuando una mujer tiene un embarazo no deseado, los problemas de salud mental no difieren entre aquellas que ejercen su derecho al aborto y las que deciden continuar con la gestación", concreta el estudio.

No obstante, según la decisión que tomen las mujeres, se observan distintas conductas: quienes abortan incurren en autolesiones en mayor medida que las que continúan el embarazo. En cambio, entre estas últimas es más frecuente que surjan trastornos como la psicosis.

El estudio realizado por la NCCMH añade que "en los países es los que se ha legalizado la interrupción del embarazo, casi el 95% de los abortos se deben a un embarazo no deseado y solo un 5% a malformaciones del feto o un riesgo claro de la salud de la madre", según el trabajo británico. En España, antes de la nueva regulación del aborto (2009), más del 96% de las mujeres alegaban riesgo patente hacia su persona. Por riesgo fetal tan sólo se daba en el 2,98%.